Bea dijo `Sí´

Bea dijo `Sí´

Bea dijo `Sí´

A Gonzalo le costó decidirse. Como para cualquier hombre, pronunciar las mágicas palabras es algo para meditar y preparar. El siempre soñó con hacerlo en la cima del `Top of the Rock´pero como estamos en crisis tuvo que decidir entre pagar un año de gimnasio para no ir o hipotecarse en un viaje a New York, y ya conocéis a Gonzalo… amigo como no hay dos de salvar negocios, tuvo que apostar por la cuota anual del gym.

¿Entonces qué pasó? Gonzalo pasó meses buscando un plan b. Tenía que compensar las vistas con algo, así que se puso manos a la obra en el proceso de búsqueda de un anillo que estuviese a la altura de Bea. Seguro que no lo consiguió porque Bea es mucha Bea.

Una vez tuvo el anillo en sus manos, solo quedaba encontrar un lugar donde poder preguntarle si quería compartir el resto de su vida con él. Encontró en el Monasterio de Piedra el lugar ideal, así podría pronunciar las famosas palabras en un enclave tan precioso como la sonrisa de su media naranja. Anillo en mano se propuso encontrar el salto de agua más espectacular, que tras 15 minutos de caminata apareció ante sus ojos. El resto de la historia seguro que ya os la imagináis. ¡Bea dijo si!

Comparte unas palabras con nosotros